domingo, 25 de octubre de 2015

La Medicina Familiar y Comunitaria se tiene que querer...¡Y MUCHO!


Imagen cedida por
@fernandofabiani
Volviendo a casa después de una comida donde me he reencontrado con antiguos amigos de residencia, no paro de dar vueltas a las situaciones profesionales que me explican... no paro de sentir que, de alguna forma, tengo la obligación de dar voz, a través del altavoz del @agoramedica, a la situación que muchos profesionales médicos de familia y comunitaria viven actualmente.

Alrededor de una mesa formada por ocho médicos de familia nos ponemos al día. Me sorprende escuchar la situación laboral tan precaria que cada uno de ellos, sin excepción, están sufriendo. Hablan de contratos temporales mes a mes, promesas rotas de continuidad, tiempos parciales, plazas de jubilación que se amortizan... Peor aún, hablan del miedo sumergido que se palpa en el ambiente: "si no lo aceptan, lo hará otro".

He trabajado con estas personas y puedo asegurar de que estoy rodeada de buenos profesionales, capacitados, hábiles y sensibles al otro... Son personas jóvenes con ganas de trabajar y mejorar la atención primaria del país, pero que las dificultades laborales se lo impiden. Por este motivo, hoy yo me quejo. Sí, ¡me quejo! Hoy no hablo en positivo, hoy no busco una solución ni vías para desarrollar líneas de trabajo. Hoy me QUEJO porque estoy convencida de que, de vez en cuando, alzar la voz y ponernos un espejo delante, es necesario para ver el momento que estamos viviendo.


HACERLO ENTRE TODOS.
Por @jmestreslucero en su intervención "Respuestas a las necesidades en los tiempos nuevos" en la  @camfic

Algunos profesionales realizan pequeñas intervenciones, con más o menos repercusión sobre la situación que estamos viviendo. El  Congreso de Jóvenes Médicos de la Organización Médica Colegial trató el tema de la precariedad laboral y la SEMFyC inició una campaña sobre #AtenciónPrecaria ... Son ejemplos de iniciativas que se están realizando en relación a la precarización laboral de los Jóvenes Médicos de Familia, y en consecuencia, de la Medicina Familiar y Comunitaria. No obstante, estoy convencida de que la solución pasa por Sociedades Científicas auténticamente comprometidas, con médicos de familia "en situación laboral estable" dispuestos a luchar por una MFyC mejor y unos Jóvenes Médicos de Familia preparados y sin miedo.

Imagen de @AudiSandra
Y... ¿sabéis que es lo que más me emociona de todo esto? En la conversación con mis compañeros y amigos, lo que más les preocupaba no eran sus dificultades económicas, la incertidumbre de futuro, la duda sobre crear o no una familia... La preocupación más prevalente es la gran dificultad que tienen para dar continuidad a las personas que atienden cada día, a la dificultad para formarse e implicarse en el Centro de Salud. Y es que... deberá ser cierto que... la Medicina Familiar y Comunitaria... se tiene que querer... ¡Y MUCHO!

Campaña #AtenciónPrecaria de la SEMFyC donde he intervenido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario